miércoles, 23 de septiembre de 2009

La Villa es sueño

La Villa es sueño

Hace algunos meses, Mauricio René Murillo Aliaga defendió una tesis titulada "La Villa es sueño" en la Carrera de Letra de la Universidad de San Andrés. Conocí el texto en primicias porque es un estudio de "Potosí 1600", que vino acompañado por un largo cuestionario.
Pero, al margen del pretexto, la tesis de Mauricio Murillo es un aporte valioso al conocimiento de la novela histórica. Dice, en principio, que Potosí 1600 no es una novela de este género. " Lo que esta obra está haciendo no es una lectura del pasado ni su retrato, es la reconstrucción de un mundo nuevo que se instaura como ficción a partir de la palabra escrita", escribe. "A partir de Potosí 1600 no podemos intentar conocer las costumbres de los potosinos en la Colonia, o la verdadera vida cotidiana de la Villa Imperial. Potosí 1600 es antes que nada, un gran cuento de hadas. Es pura invención. La novela está modelando el mundo con palabras, no está dependiendo de él. Al instaurar la ficción está promoviendo ese hacer del que habla Villena. Es por esto que nuestra lectura no será meramente esteticista, sino que intentará construirse como experiencia antes que como observación y placer", agrega.
Resta, entonces, una hipótesis melancólica: quizá lo único que podemos hacer al novelar la historia es escribir una parodia que si nuestros personajes revivieran quizá nos reprocharían por su abismal inexactitud.
Los lingüistas hablan de parodia y de intertextualidad como conceptos afines; Mauricio Murillo prefiere hablar de plagio: la novela histórica sería, entonces, un plagio conjetural de una época que jamás conoceremos porque al final la memoria es un bazar de olvidos.
" La parodia debe desplazar una escritura y al hacerlo debe diferenciarse de ésta. En Potosí 1600 el plagio recrea las escrituras que incluye, y a la vez se construye como escritura nueva. Los textos plagiados no son sólo referencias o muletillas para retratar un tiempo histórico específico o una ciudad real, sino son mecanismos que van a posibilitar la producción de sentidos dentro de la novela. La poética de Potosí 1600 es, sobre todo, la suma de todos sus plagios. El plagio no sólo incluye a Arzáns, Calderón, Cervantes, etc., sino que los diferencia de su escritura, los actualiza y los hace mecanismos propios para producir, en su propia escritura, nuevas significaciones", acota Murillo.
Sin embargo, todavía hay gente que cree que el oficio de novelista histórico es inferior al de historiador, suponiendo que este último sería un oficio de científico. Como hay también numerosos lectores que prefieren leer una novela histórica antes que un libro de historia para conocer el pasado. En efecto, la novela histórica te transporta a una época, te transmite la sensación de vivirla y en eso es más eficaz que los estudios históricos. Al final, el París medieval que conocemos es el de "Los miserables" de Víctor Hugo, y el París del Segundo Imperio que conocemos es el de La Comedia Humana de Balzac, así como el Canto General de Neruda es quizá más eficaz que la arqueología para conjeturar la grandeza de Macchupicchu. Al fin y al cabo arqueólogos y paleontólogos son no sólo coleccionistas de evidencias sino formuladores de cavilaciones y conjeturas: materia típica de la poesía y la narrativa.